SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número75Histórias de vida como fato museal tratado pelo Design da Informação na Curadoria Digital no Museu da Pessoa índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

  • Não possue artigos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Biblios

versão On-line ISSN 1562-4730

Biblios  no.75 Pittsburgh abr. 2019

http://dx.doi.org/10.5195/biblios.2019.467 

ORIGINAL

Experiencias de bibliotecólogos que laboran en bibliotecas universitarias en los procesos editoriales de revistas académicas mexicanas

Experiences of librarians working in university libraries in the publishing processes of Mexican scholarly journals

 

Jenny Teresita Guerra González

Universidad Nacional Autónoma de México - UNAM, México


Resumen

Objetivo: Analizar las experiencias de bibliotecólogos que laboran en bibliotecas universitarias en los procesos editoriales de revistas académicas mexicanas. Método: Se aplicó una encuesta a una muestra aleatoria estratificada de bibliotecólogos que laboran en bibliotecas universitarias y que afirmaron trabajar o haber trabajado en los procesos de edición de revistas académicas. Resultados: Fueron contestadas 8 encuestas por 8 bibliotecólogos que laboran en bibliotecas universitarias de 4 Instituciones de Educación Superior del país, obteniéndose que: la tarea del proceso editorial de las revistas académicas que mayormente hacen los encuestados es la revisión preliminar del material enviado; la biblioteca universitaria en la que prestan sus servicios ha fomentado su participación en los procesos editoriales de las revistas institucionales en más del 50% de los casos. Conclusiones: Pese al escaso número de bibliotecólogos nacionales que respondió a la encuesta, es posible concluir que la experiencia de estos en los procesos editoriales de revistas académicas en México es limitada y transitoria. Sin embargo, tanto los nuevos perfiles profesionales del bibliotecólogo para el siglo XXI como la percepción de los encuestados alerta sobre la necesidad de que aquellos se incorporen a actividades como las editoriales en pro de un beneficio recíproco.

Palabras claves

Bibliotecas universitarias; Bibliotecólogos; México; Procesos editoriales; Publicación bibliotecaria; Revistas científicas.


Abstract

Objective: To analyze the experiences of librarians who work in university libraries in the editorial processes of Mexican academic journals. Method: A survey was applied to a stratified random sample of librarians who work in university libraries and who claimed to work or have worked in the editing processes of national academic journals. Results: 8 surveys were answered by 8 librarians who work in university libraries of 4 Institutions of Higher Education of the country, obtaining: the task of the editorial process of the academic journals that the respondents mostly make is the preliminary review of the material sent; the university library in which they provide their services has encouraged their participation in the editorial processes of institutional journals in more than 50% of the cases. Conclusions: Despite the small number of national librarians who responded to the survey, it is possible to conclude that their experience in the editorial processes of academic journals in Mexico is limited and transitory. However, both the new professional profiles of the librarian for the 21st century and the perception of the respondents warn about the need for those to be incorporated into activities such as editorials in favor of reciprocal benefit.

Keywords

Academic journals; Librarians; Library publishing; Mexico; Publishing processes; University library.


1 Introducción

En México la participación de bibliotecólogos en actividades relacionadas con la edición no es reciente. Ésta se sitúa en los años 80 del siglo XX cuando comenzó a aplicarse la catalogación de publicaciones en algunas ediciones de la Universidad Nacional (UNAM) (ESCAMILLA, 1987). Por lo que corresponde a las publicaciones periódicas, la intervención de estos profesionales tomó fuerza con el auge de las revistas académicas y fenómenos derivados de éste. En esa línea, Rozemblum y Banzato (2012) aseveran que el desarrollo sostenido en la edición de revistas científicas abrió un campo de análisis y aplicación de conocimientos específicos para bibliotecólogos. Esto se explica por la creación y gestión de repertorios y bases de datos bibliográficas –en línea- que tradicionalmente han sido parte de las labores de estos profesionales.

Spruijt (2009) y Fushimi (2010) identificaron en sus investigaciones una serie de tareas que los bibliotecólogos realizan como parte de los procesos editoriales y de gestión de publicaciones académicas; entre estas se encuentran: la aplicación de estándares de normalización del conocimiento científico; cumplimiento de indicadores internacionales de calidad editorial; lograr interoperabilidad entre sistemas propios y de terceros; desarrollo de portales Open Journal System (OJS), etc. Si bien esta serie de quehaceres, ejecutados por los profesionales de la información del siglo XXI, tienen una mayor generalización en el contexto anglosajón (ILESANMI, 2013; COLLISTER et al, 2014), en el ámbito iberoamericano y particularmente en México, son cada vez más frecuentes. En el país se tiene el caso del proyecto Scielo México, biblioteca digital de revistas académicas, encabezado y liderado por bibliotecólogos de la UNAM. Así como del Consorcio Nacional de Recursos de Información Científica y Tecnológica (CONRyCIT) fundado por bibliotecólogos del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional; la Universidad Autónoma Metropolitana; la Universidad de Guadalajara; la Corporación Universitaria para el Desarrollo de Internet y la UNAM (LUGO HUBP, 2014).

A pesar del contexto referenciado son escasos los estudios sobre la temática, de ahí la pertinencia de este trabajo cuyos objetivos consisten en:

  • Conocer los aspectos de formación profesional y práctica laboral de los bibliotecólogos que les permiten llevar a cabo tareas editoriales en revistas académicas;
  • Identificar en qué tareas se han desempeñado los bibliotecólogos que laboran en bibliotecas universitarias de IES mexicanas dentro del proceso editorial y de gestión de las revistas académicas en el país y;
  • Conocer los motivos por los que los bibliotecólogos que trabajan en bibliotecas universitarias de IES del país continúan o no en los equipos editoriales de revistas académicas mexicanas.

2 El proceso editorial en las revistas académicas

Las revistas académicas1 se definen como publicaciones periódicas adscritas a Instituciones de Educación Superior, Universidades o entidades dependientes de alguna de éstas o similares; que editan y publican artículos científicos y/o información de actualidad sobre investigación y desarrollo acerca de un campo científico determinado. Su contenido está dirigido a la comunidad científica y académica (AMERICAN LIBRARY ASSOCIATION, 1988). Según Romanos de Tiratel (2008, p. 37), "las revistas académicas cumplen con tres funciones: registrar los avances científicos; difundirlos y conferir prestigio a los editores y autores". Ahora bien, los dos parámetros fundamentales para considerar a una revista como académica son: 1. la revisión por pares –peer review- de los documentos recibidos y 2. la exigencia de originalidad de los mismos. Estas condiciones se manifiestan tanto en los textos que la revista acepta acorde a su política editorial –artículos de investigación, artículos de revisión, comunicaciones rápidas, comunicaciones breves, etc.- como en los mecanismos e instrumentos que integran sus procesos de revisión y dictaminación –selección de árbitros, criterios de evaluación y actores sobre los que recae la decisión editorial- (ÖCHSNER, 2013, p. 11).

Para que una revista académica se materialice como un proyecto editorial en concreto es menester delinear y emprender un proceso de gestión editorial. Aquél comprende todas las actividades de planificación, organización, control continuo y evaluación orientadas a garantizar la visibilidad, reconocimiento e impacto de las publicaciones en cuestión. Incluye además el establecimiento de mecanismos que faciliten el acceso y difusión de los contenidos, como la indización en sistemas de información así como cumplir con la periodicidad establecida (APARICIO, BANZATO Y LIBERATORE, 2016, pp. 26-29).

La gestión editorial está a cargo del equipo editorial integrado por:

a) Editor Jefe: Es el principal cargo editorial de la revista académica. Guía y asume la responsabilidad general de la calidad científica y editorial de la publicación y con ello la del Comité Editor y del equipo editorial;  

b) Editor Asociado o Asistente Editorial: Está enfocado en trabajar con el Editor Jefe en la administración de los contenidos editoriales. Entre sus responsabilidades se encuentran el contacto con autores -resolver las dudas que estos planteen-; coordinar el proceso de revisión por pares (donde el Editor Jefe puede indicar los revisores, y el Asistente Editorial es el encargado de enviar y después pedir los trabajos una vez finalizada la revisión);

c) Corrector de textos: Será quien corrija aspectos gramaticales de los artículos. Este trabajo puede involucrar diferentes niveles, dependiendo de lo que decidan los editores, por ejemplo, revisar si el autor se ajusta a las normas de citación y bibliografía adoptadas por la revista. Es importante mencionar que en el caso de revistas que también son impresas, este trabajo puede ser realizado por las imprentas o editoriales;  

d) Diseñador o diagramador de textos: Responsable de velar por la mantención de la línea gráfica adoptada por la revista. Mientras el trabajo de un diseñador es esencial para una publicación impresa, en una revista en línea su labor es la entregar estándares gráficos (plantillas CSS, uso de colores, tipografías) y luego velar por la mantención de estos estándares; mientras que un diagramador le dará estructura a los trabajos de acuerdo a los estándares mencionados, incluyendo figuras, tablas y enlaces, además de preparar los trabajos aprobados para publicar en los diferentes formatos que se requieran en los índices y repositorios donde esté incluida la revista;  

e) Encargado de soporte técnico: Maneja los aspectos técnicos de la revista tales como poner en marcha el sitio web de la publicación, encargarse de temas de dominio y hosting, configurar y administrar la plataforma de publicación que será usada en línea, etc. (ROJAS Y RIVERA, 2011, p. 6).

El equipo editorial puede ser exclusivo para la revista o bien, contratar externamente algunas o todas sus funciones. Aquél va a complementarse con dos órganos integrados por miembros externos a la institución que edita la revista académica. Por un lado está el Comité o Consejo Editorial, grupo de expertos encargado de velar por el cumplimiento de los objetivos, la política editorial y las normas de publicación de la revista. En segundo término se encuentra el Comité Científico, órgano integrado por académicos especialistas en los campos temáticos que cubre la revista; con una reconocida trayectoria y pertenecientes a instituciones y países distintos de la institución editora de la publicación (ROGEL SALAZAR, 2016; RUSSELL BARNARD, 2009). A ello hay que sumar al grupo de árbitros, académicos que llevarán a cabo el proceso de evaluación (sistema de arbitraje) de los manuscritos enviados a la revista.

La gestión editorial deriva en el proceso editorial: conjunto de fases que van de la recepción de un manuscrito u original a su publicación (BLANCO AVELLANEDA, 2012, pp. 4-6; SCARFI, 2017, pp. 235-237). Si bien, las distintas revistas académicas cuentan con un proceso editorial particular, por cuestiones de practicidad, en este trabajo lo sistematizamos en cinco etapas generales:

1. Solicitud, recepción y administración de artículos y colaboraciones nuevas: Fase en la que la revista recibe el manuscrito de un artículo u otro tipo de colaboración -comunicaciones rápidas, comunicaciones breves, ensayos, etcétera-. En esta etapa, una de las actividades más importantes, es registrar la fecha en que los textos son recibidos ya que de ser aceptados, la misma deberá ser publicada como elemento de control. De manera simultánea se acusará la recepción al autor o autores del manuscrito o colaboración. También en esta fase el Editor Jefe hará una evaluación preliminar general de la calidad y forma del documento recibido. Dicha actividad funciona como un primer filtro que permite descartar artículos por temática, por una evidente falta de calidad o bien, se pueden solicitar modificaciones por no apegarse a las normas de publicación requeridas por la revista. Es fundamental que en este punto el autor tenga información detallada sobre la reglamentación que rige los derechos intelectuales del trabajo que está entregando a la revista; de los cargos por procesamiento de artículos o costos que ciertas publicaciones cobran y de las directrices o pautas éticas que rigen la actuación de los distintos actores que intervienen en el proceso editorial.

2. Gestión de la evaluación y aprobación del artículo: La etapa de evaluación y aprobación consiste en enviar el manuscrito del artículo a expertos –generalmente dos- inscritos en una nómina que mantiene la revista (banco de evaluadores). El editor asigna el manuscrito buscando de entre su grupo, aquellos revisores que tengan más experticia sobre el tema tratado en el texto. Previo a estas acciones será necesario que el Editor Jefe apoyado del Comité Editorial, elabore una plantilla de revisión o arbitraje con los rubros a considerar en la evaluación. De este modo los evaluadores se circunscribirán a calificar aspectos objetivos definidos por la publicación y emitirán un dictamen lo más completo y claro posible. Como resultado de la evaluación, el revisor indicará si el manuscrito es aprobado para publicarse, aprobado pero sujeto a modificaciones o rechazado. En caso de no existir acuerdo en las decisiones de los dos revisores, se puede contemplar el envío a un tercer árbitro que resolverá la discrepancia, concluyendo si se aprueba o rechaza el manuscrito definitivamente.

3. Edición y preparación del número de la revista: Una vez que los artículos han sido revisados, el editor tomará la decisión de qué contenidos serán publicados en el número. Teniendo los artículos aprobados, viene otra etapa en que éstos se pasan a una corrección de forma; esta etapa también puede contemplar la traducción de título, palabras claves y resúmenes, y el arte final del número, especialmente para el caso de revistas impresas. En el caso de las revistas en línea se debe cuidar el aspecto gráfico ya que los contenidos deben estar de acuerdo con la línea gráfica del sitio web de la revista y de los números anteriores. Además se ha de etiquetar cada documento mediante el esquema de metadatos seleccionado con el objetivo de facilitar su recuperación a través de motores de búsqueda.

4. Producción del número de la revista: Consiste en maquetar las versiones finales de los artículos; incluir las ilustraciones en el orden y lugar correctos y enviar una copia de pruebas al autor del artículo o colaboración para que verifique la ausencia de errores de formación o corrección de estilo en el documento. Por último, se prepararán los contenidos para los diferentes índices o bases de datos donde la revista está incluida, asegurándose de cumplir con los criterios de calidad editorial que estos demandan. Algunos de estos criterios son: artículos en más de un formato digital como EPUB, HTML, PDF y XML, navegación y funcionalidad en el acceso a los contenidos; acceso histórico al contenido; etc.

5. Publicación y distribución de la revista. Se hace en los formatos –impreso y/o digital- y canales documentales secundarios definidos de acuerdo al modelo de negocio de la revista. La publicación y distribución de una revista académica se alinean con los requerimientos de visibilidad e impacto de uso generalizado en el entorno digital. La visibilidad se trabaja a partir de la indización de la publicación en bases de datos, índices, repositorios u otros sistemas de información con alto nivel de interoperabilidad además de en plataformas temáticas y redes sociales. En tanto, el impacto se mide a través del número de citas que reciben los artículos publicados en la revista durante un tiempo determinado. El análisis de la visibilidad y el impacto son dos de las tareas en las que suelen participar los bibliotecólogos ya que su formación en licenciatura incluye materias afines como: bases de datos, normalización de la información, publicaciones periódicas, indización y lenguajes documentales (CAMPBELL, 2012, p. 8; BLANCO AVELLANEDA, 2012, p. 5; APARICIO, BANZATO Y LIBERATORE, 2016, pp. 157, 186-187).

Como ya se mencionó, las etapas del proceso editorial descritas presentan actividades particulares en cada publicación porque obedecen a los usos de escritura y comunicación de la disciplina científica en la que se inscribe y a sus especificidades institucionales y contextuales. Empero, los grandes sistemas de indización internacionales, las agencias gubernamentales de Ciencia y Tecnología y el uso masivo de Open Journal System (OJS) como gestor editorial para revistas en Acceso Abierto han fomentado su homogeneización según muestra el Esquema 1.

Con base en la información anterior surgen las preguntas, ¿cuáles de las funciones del equipo editorial de una revista académica pueden, podrían y/o han desempeñado los bibliotecarios y bibliotecólogos mexicanos activos laboralmente? ¿En qué fases del proceso editorial se han insertado? ¿La formación que obtuvieron en sus estudios de licenciatura les brinda las herramientas necesarias para llevar a cabo tareas editoriales? Antes de responder a estos cuestionamientos es indispensable contextualizar el estado actual de los profesionales de la Bibliotecología que se desempeñan en las bibliotecas universitarias de las IES mexicanas.

3 Los bibliotecólogos mexicanos en el siglo XXI

El bibliotecólogo es el profesional que conoce diferentes tipos de recursos de información, impresos y en otros formatos. Desempeña las funciones de:

  • Diseminación de la información necesaria para el progreso científico y social;
  • Actúa de nexo entre el mundo de la información y los usuarios reales y potenciales;
  • Realización de proyectos de automatización de servicios de información;
  • Diseña bases y bancos de datos;
  • Capacita y asesora a los usuarios para el mejor uso de la información bibliográfica y documental;
  • Autentifica la información, etc.

La formación de este profesional responde a la necesidad de fomentar el uso de la información por medio de la organización documental, la administración de centros de información, la planeación de los servicios, el estudio y la satisfacción de las necesidades de los usuarios así como la integración de las nuevas tecnologías para la conservación y difusión de la información (PINEDA, 2000, p. 5; FLORES Y VARGAS APOLINARIO, 2007; PLAN DE ESTUDIOS BIBLIOTECOLOGÍA, 2017).

En México la práctica bibliotecaria se profesionalizó con la apertura de la Escuela Nacional de Bibliotecarios y Archiveros (ENBA) en julio de 1945 y como posgrado con la creación de la Maestría en Biblioteconomía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en 1956 (RODRÍGUEZ GALLARDO, 2003, p. 171). El posgrado de la UNAM basó su plan de estudios en los programas de especialidad de las Universidades de Columbia, Case Western Reserve y Chicago (LICEA DE ARENAS Y VALLES, 2001, pp. 143-144). Con anterioridad se contaba con bibliotecarios empíricos que organizaban y custodiaban los archivos y bibliotecas nacionales. Actualmente se imparte la licenciatura en bibliotecología en cuatro Instituciones de Educación Superior en el país en las modalidades presencial y a distancia (Licenciatura en Bibliotecología y Estudios de la Información UNAM; Licenciatura en Bibliotecología y Gestión del Conocimiento Universidad de Guadalajara; Licenciatura en Bibliotecología y Ciencia de la Información Universidad Autónoma de Nuevo León y Licenciatura en Bibliotecología y Gestión de Información, UNACH).

Con el arribo del nuevo siglo y la masificación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, la arquitectura y los servicios de información sufren una importante transformación que impacta y modifica las tareas tradicionales que venían desempeñando los bibliotecólogos. Distintos autores y asociaciones en la materia han desarrollado diversos corpus de habilidades y competencias que deben poseer y adquirir estos profesionales así como las nuevas tareas que desempeñarán. El Cuadro 1 agrupa aquellas características que se repiten en la mayoría de los documentos e informes sobre el tema.

En los Estados Unidos, donde los bibliotecólogos han atravesado por procesos continuos de especialización, una de las nuevas tareas que están desempeñando tiene que ver con las actividades editoriales de revistas u otras entidades productoras de contenidos académicos. A ese respecto, se han creado dos perfiles profesionales: el Scholarly Communications Librarian (Bibliotecólogo de Comunicaciones Académicas) y el Digital Publishing Librarian (Bibliotecólogo Editorial Digital). El Scholarly Communications Librarian es el profesional cuyas tareas consisten en: crear y mantener los repositorios institucionales; diseñar proyectos digitales; apoyar a las revistas en línea creadas por su institución; desarrollar políticas de digitalización; gestionar datos de investigación; auxiliar en la creación y administración de MOOCS. Mientras que el Digital Publishing Librarian se desempeña en el desarrollo de plataformas de publicación digital en acceso abierto; creación de flujos de información para la ingesta de contenidos en el repositorio institucional; defender y educar a distintas audiencias sobre temas de comunicación académica (DIGITAL LIBRARY FEDERATION, 2012; JAGUSZEWSKI Y WILLIAMS, 2013; UNIVERSITY OF RELANDS, 2016; LIBRARY PUBLISHING COALITION, 2016; UNIVERSITY OF SOUTH FLORIDA, 2015). Dicho fenómeno llevó a la conformación en 2014 de The Library Publishing Coalition (LPC), consorcio que agrupa a bibliotecas universitarias que realizan procesos de comunicación y publicación científica (LIBRARY PUBLISHING COALITION, 2017). Los más de 50 miembros de LPC trabajan para "el desarrollo de servicios editoriales innovadores y sostenibles en bibliotecas académicas y de investigación para apoyar a los académicos a medida que crean, avanzan y difunden el conocimiento".

Por otro lado, en el ámbito hispánico, Abadal y Rius Alcaraz en un artículo de 2008 (p. 258) hacían un llamamiento a que las bibliotecas universitarias españolas, a través de su personal, asumieran un papel proactivo en el apoyo en el proceso de indización de las revistas científicas y el desarrollo de portales de publicaciones periódicas, coadyuvando al fortalecimiento del conjunto de revistas de las IES, sin importar su tamaño, temática o fecha de creación.

En el próximo apartado ahondaremos en la labor desempeñada por bibliotecólogos mexicanos que laboran en bibliotecas de IES en materia de edición de revistas académicas en un contexto dominado por la continua configuración de la profesión y de su campo de trabajo.

4 Metodología

La metodología que utiliza este trabajo es de tipo cualitativo descriptivo. De acuerdo con Pulido Rodríguez et al (2007) esta clase de estudios analizan cómo es y cómo se manifiesta un fenómeno, especificando sus propiedades o componentes; es pertinente cuando el investigador aborda un tema poco conocido y estudiado. La investigación cualitativa/descriptiva tiene un carácter social porque busca comprender la presencia de un determinado fenómeno en la sociedad. Enriquece el conocimiento de cualquier hecho y establece la base para ulteriores investigaciones de tipo relacional y causal (RUIZ OLABUENAGA, 2012, p. 35). Se optó por esta metodología en función de los propósitos específicos del trabajo encaminados a la caracterización y al develamiento manifiestos en estos objetivos particulares:

  • Conocer los aspectos de formación profesional y práctica laboral de los bibliotecólogos que les permiten llevar a cabo tareas editoriales en revistas académicas;

  • Identificar en qué tareas se han desempeñado los bibliotecólogos que laboran en bibliotecas universitarias de IES mexicanas dentro del proceso editorial y de gestión de las revistas académicas en el país y;

  • Conocer los motivos por los que los bibliotecólogos que trabajan en bibliotecas universitarias de IES del país continúan o no en los equipos editoriales de revistas académicas mexicanas.

La encuesta es el instrumento de recolección de la información en que se apoya esta metodología. Eso debido a que su estructura como técnica de investigación está encaminada a obtener información empírica mediante preguntas orales o escritas sobre determinadas variables que quieren investigarse. Se aplica a un universo o muestra de personas que tienen las características requeridas por el problema de investigación (BRIONES, 1996, p. 51). En nuestro caso, las variables son:

a) Tareas, funciones o proceso desempeñados dentro del proceso editorial de revistas académicas;
b) Entidad institucional que fomentó la participación en los procesos editoriales;
c) Aspectos de la formación profesional que facultan para realizar tareas editoriales en revistas académicas;
d) Opinión personal sobre la incursión de bibliotecólogos en las tareas editoriales de revistas académicas.

Aquéllas se formalizaron en este grupo de preguntas que integran la encuesta del estudio:

1. Enuncie todas las tareas que ha desempeñado dentro del proceso editorial de revistas académicas.
2. Su participación en procesos editoriales y de gestión de revistas académicas, ¿fue fomentada por la biblioteca o Unidad de Información en la que se desempeñaba en ese momento o por otras instancias de la institución?
3. ¿Qué aspectos de su formación profesional como bibliotecólogo considera que le facultan para realizar tareas editoriales en revistas académicas?
4. Actualmente, ¿es integrante del equipo editorial de una revista académica?
5. En caso de que su respuesta sea afirmativa, ¿qué funciones o procesos lleva a cabo?
6. En caso de que su respuesta sea negativa, ¿por qué dejó de trabajar en la revista?
7. ¿Qué opinión tiene en relación a que los bibliotecólogos incursionen en las tareas editoriales de revistas académicas?

Adicionalmente fueron solicitados como datos de identificación de los encuestados: sexo e institución en la que labora. La encuesta se diseñó en la aplicación Formularios de Google para facilitar su distribución en Internet y sistematizar las respuestas.

Con base en las anteriores pautas metodológicas, se efectuó una selección de los encuestados según las especificaciones del muestreo de tipo aleatorio estratificado que permite la división de la población en subgrupos o estratos que tienen algún rasgo en común (ICART ISERN, FUENTELSANZ GALLEGO Y PULPÓN SEGURA, 2006, p. 58). La población del estudio estuvo compuesta por bibliotecólogos que laboraron durante el periodo de aplicación de la encuesta –diciembre de 2016 a marzo de 2017- en alguna de las 187 Instituciones de Educación Superior (IES) reunidas en la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior de México (ANUIES) (ASOCIACIÓN NACIONAL DE UNIVERSIDADES E INSTITUCIONES DE EDUCACIÓN SUPERIOR DE MÉXICO, 2016). En este caso, la característica compartida por el grupo de participantes –criterio del muestreo- fue la colaboración actual o pasada en tareas editoriales de revistas académicas nacionales.

Una vez definida la muestra y diseñada la encuesta, se procedió a contactar vía correo electrónico y/o mensajería de Facebook a las bibliotecas de las IES agrupadas en la ANUIES. En este primer mensaje se les explicó el objetivo del instrumento, el perfil del posible encuestado –de profesión bibliotecólogo- y se les solicitó –en caso de que no tuvieran ningún inconveniente- que respondieran para enviarles la liga de ubicación de la encuesta y que pudieran remitirla al personal. Tras una respuesta afirmativa se les compartió la liga, dejando en sus manos la distribución entre los colaboradores que cumplían el perfil. Aquellos tenían que acceder, revisar el objetivo del instrumento y disponer a contestarla.

5 Resultados e Interpretación

En atención al primer mensaje enviado a las bibliotecas de las IES de la ANUIES, 176 aceptaron reenviar la liga al total de su plantilla de personal; 7 no respondieron (Universidad Autónoma de Tamaulipas; Universidad Autónoma del Estado de México; Universidad Autónoma de Chihuahua; Universidad Autónoma de Nuevo León; Universidad Autónoma de Chapingo; Universidad Autónoma de Tlaxcala; Universidad Veracruzana) y 4 (Universidad Autónoma de Yucatán; Universidad Autónoma de Sinaloa; Universidad Autónoma de Querétaro y

Universidad de Guadalajara) afirmaron no contar con bibliotecólogos que hubieran desempeñado tareas editoriales en revistas académicas. Concluido el periodo de admisión de respuestas, se obtuvieron estos datos:

  • Respondieron a la encuesta un total de 8 profesionales que reunían el perfil solicitado: 5 bibliotecólogos de la Universidad Autónoma de Aguascalientes; 1 de El Colegio de México; 1 de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Ciudad de México) y 1 de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. De estos 8 bibliotecólogos, el 50% eran del sexo femenino y 50% del masculino.
  • Como tareas desempeñadas en el proceso editorial de revistas académicas, los encuestados enlistaron las siguientes:

- Editor asistente

- Gestor de OJS

- Revisión de artículos

- Árbitro

- Difusión vía página web

- Revisión preliminar del material

- Capacitación

De estas 7 tareas, la más recurrente entre los bibliotecólogos fue la revisión preliminar del material enviado a la revista con 3 menciones, seguida del rol de Editor Asistente con 2 alusiones. Las restantes solo tuvieron una mención. Es importante señalar que la revisión preliminar es una fase determinante para el futuro de un manuscrito ya que de ella depende que se turne al proceso de revisión por pares o sea rechazado de inmediato. Exige un amplio conocimiento de la política editorial de la publicación, las directrices para autores y los mecanismos de detección de plagio. Dentro del equipo editorial es una tarea de alta responsabilidad que comúnmente es llevada a cabo por el Editor en Jefe o bien, un Asistente Editorial. De acuerdo a lo anterior, cabría preguntarse si los profesionales que efectúan esta tarea cuentan con dichos conocimientos o son labores delegadas por los Editores Jefe tras una breve capacitación, lo cual pondría en riesgo la confiabilidad del proceso de esa revista en particular.

En cuanto a si la participación de los bibliotecólogos en los procesos editoriales de las revistas académicas, ¿fue fomentada por la biblioteca o Unidad de Información en la que se desempeñaba en ese momento o por otras instancias de la institución? 5 bibliotecólogos sostuvieron que su participación fue promovida por la biblioteca mientras que los restantes 3 mencionaron a otras instancias de la IES. Considerando estos resultados se destaca el papel de la biblioteca en la colaboración con otras dependencias o departamentos universitarios, particularmente con aquellos que publican revistas, para proporcionar apoyo y servicio en aspectos vinculados con la digitalización y la administración en línea de sus publicaciones. Además de brindar a su personal la oportunidad de irrumpir en distintas áreas en las que comúnmente se desempeñan en la Unidad de Información.

Como aspectos de la formación profesional como bibliotecólogo que le facultan para realizar tareas editoriales en revistas académicas, los encuestados contestaron así:

1. El cursar durante los estudios de licenciatura la asignatura "Publicaciones seriadas";
2. La capacitación recibida para formarse como auxiliar de biblioteca virtual;
3. El cursar durante los estudios de licenciatura las asignaturas de "Desarrollo de colecciones" y "Metodología de la investigación";
4. Tomar un curso de "Derecho de autor y plagio académico";
5. Habilidad y manejo de Tecnologías de la Información
6. Haber desarrollado competencias digitales;
7. Conocer los criterios con los que se evalúan los diferentes tipos de revistas;
8. Ninguna.

Las afirmaciones precedentes dan cuenta de la casi nula capacitación formal que han recibido los bibliotecólogos (Cursos, Diplomados, Especializaciones) en aspectos del proceso editorial de revistas académicas. Si bien ésta es una señal de alerta en cuanto a la confiabilidad y viabilidad de los conocimientos que utilizan los encuestados para ejecutar estas tareas, también da cuenta de la poca oferta a nivel institucional, regional y nacional para la adquisición de competencias encaminadas a la implementación de procesos editoriales confiables y eficientes en las publicaciones académicas y científicas. Resulta interesante también el hecho de que dos de los encuestados afirmen que algunas asignaturas cursadas durante sus estudios de la Licenciatura en Bibliotecología, los facultan en el desarrollo de procesos de edición de revistas. Empero, ninguna de las materias mencionadas, está específicamente relacionada con el tema editorial.

En lo concerniente a las funciones o procesos que llevan a cabo los encuestados en caso de formar parte del equipo editorial de una revista académica en la actualidad, 7 bibliotecólogos no estaban integrados a ninguna publicación al momento de contestar el instrumento. Solo uno permanecía como parte del equipo editorial de dos revistas realizando la parte operativa de las publicaciones: atendiendo la recepción del documento, envío a revisión, envío a corrección de estilo y publicación a través de la plataforma electrónica de acceso abierto Open Journal System. Además este bibliotecólogo elabora estrategias para la difusión de las revistas con las que trabaja. Sobre este particular, los bibliotecólogos que no permanecieron dentro de los equipos editoriales de las revistas académicas en las cuales colaboraron o apoyaron, señalaron como causas: a.) el que trabajaron para un proyecto editorial y propósito determinado y concluido éste retornaron a sus actividades cotidianas en la biblioteca universitaria -5 bibliotecólogos- y b.) aunque un bibliotecólogo logró definitividad laboral en la revista en que prestaba apoyo técnico, hubo que abandonar su cargo para iniciar estudios de posgrado.

La última cuestión que debían responder los bibliotecólogos consistía en una opinión personal sobre su incursión en las tareas editoriales de revistas académicas. Más allá de la respuesta, con esta pregunta se buscó detectar el interés de aquellos profesionales de la información por capacitarse en lo sucesivo en dicha temática y correlacionarlo con las competencias y nuevos roles que distintas instituciones y autores han definido como parte del perfil de que han de reunir los bibliotecólogos en el siglo XXI. Estas son las opiniones emitidas:

  • "Creo que el mundo editorial es multidisciplinario, por esta razón es fundamental que no sólo bibliotecólogos participen en este menester, sino todas las carreras afines a las humanidades. Sin embargo, los bibliotecólogos tenemos una gran afinidad con el área debido a nuestra formación en la licenciatura".
  • "Me parece que debemos estar presentes y sobre todo por qué nosotros recuperamos esos productos para nuestro acervo. Además necesitamos tener un mayor acercamiento para poder identificar los autores y sus citas y el impacto que tiene su trabajo en la generación de contenidos".
  • "Son tareas completamente compatibles con nuestra formación y que favorecen la comunicación entre colegas y pares académicos".
  • "Es importante su participación".
  • "Desde mi punto de vista la incursión de bibliotecólogos en la cooperación con los editores; enriquece a ambos ya que se compaginan los conocimientos científicos y los estándares de la información y la difusión en las tareas editoriales de revistas académicas".
  • "Compatibilidad del conocimiento científico y los estándares de difusión de la información".
  • "Creo que sería necesario que todos los bibliotecólogos fungieran en estas tareas ya que son de gran importancia para validar que la información que algún usuario necesite avalarla que es totalmente verídica".
  • "Es la mejor manera que tiene un bibliotecólogo para desarrollar sus aptitudes y capacidades, ya que es una de las diferentes áreas de oportunidad del mismo".

En la serie de afirmaciones precedentes se manifiesta la relevancia que confieren la totalidad de los encuestados a la incursión de los bibliotecólogos en las tareas editoriales de revistas académicas; sea como apoyo de los editores, prácticas que se alinean con su formación profesional de base o en tanto, área de oportunidad para el desarrollo de nuevas aptitudes y habilidades.

6 Conclusiones

En México la participación de bibliotecólogos -adscritos a las bibliotecas universitarias de las IES nacionales- en las tareas editoriales de revistas académicas es sumamente limitada. Esta investigación demostró que no existe una presencia permanente de los bibliotecólogos en los equipos de las publicaciones académicas porque su inclusión ha sido en calidad de apoyo a una actividad determinada de la revista. Lo anterior a pesar de que organismos nacionales que evalúan la calidad de revistas académicas y científicas en el país, califican aspectos como uso de plataforma de edición en línea; calidad del home page de la revista; edición de artículos en formato XML, etc., todos ellos servicios que un bibliotecólogo puede brindar. Esto siempre que el profesional conjugue los conocimientos propios de la disciplina Bibliotecológica en gestión de la información y además cuente con capacitación en materia de edición de revistas académicas (CONACYT, 2016).

Otra cuestión relevante es que los encuestados perciben su incorporación y la de sus colegas en los procesos editoriales de revistas académicas como parte de su desarrollo profesional y un área de oportunidad laboral que se alinea con competencias bibliotecológicas como: aprender sobre formatos digitales emergentes; aprender a diseñar recursos multimedia y aprender a preservar la información digital y nuevas tareas del bibliotecólogo: crear y modificar la organización de la información digital a través de HTML, XML, RDF y otros esquemas de codificación y desarrollar interfaces amigables para que los usuarios puedan utilizar la información de manera más efectiva. Todas estas actividades son consideradas por instituciones educativas, gremiales y ofertas del mercado laboral, elementos deseables del perfil del bibliotecólogo del siglo XXI en México y a nivel internacional.

Los resultados de este estudio es un parteaguas para que instituciones expertas en el tema amplíen espacios de formación permanente en esos tópicos. A la par abre la puerta a futuras investigaciones en que se estudie el papel de los programas de estudio de licenciaturas y maestrías en Bibliotecología en la adquisición de competencias concretas para el trabajo editorial de los bibliotecólogos en revistas académicas y científicas.

Referencias

ABADAL, Ernesto y RIUZ ALCARAZ, Luis. Revistas científicas de las universidades españolas: acciones básicas para aumentar su difusión e impacto. Revista Española de Documentación Científica, v. 31, n. 2, pp. 242-262, abril-junio 2008. Disponible en: http://redc.revistas.csic.es/index.php/redc/article/viewFile/427/439 (Recuperado 24 de enero de 2017).         [ Links ]

LIBRARY PUBLISHING COALITION. About us. Atlanta: Library Publishing Coalition, 2017. Disponible en: https://www.librarypublishing.org/about-us (Recuperado el 03 de marzo de 2017).         [ Links ]

ALA. ALA’s Core Competences of Librarianship. 2009. Chicago: ALA, 2009. Disponible en: http://www.ala.org/educationcareers/sites/ala.org.educationcareers/files/content/careers/corecomp/corecompetences/finalcorecompstat09.pdf (Recuperado 15 de enero de 2017).

UNIVERSITY OF RELANDS. Announcement of faculty position opening. California: University of Relands, 2016. Disponible en: http://www.redlands.edu/human-resources/employment/scholarly-communications-librarian/ (Recuperado 03 de marzo de 2017).         [ Links ]

APARICIO, Alicia, BANZATO, Guillermo y LIBERATORE, Gustavo. Manual de Gestión Editorial de Revistas Científicas de Ciencias Sociales y Humanas. Buenas Prácticas y Criterios de Calidad. Buenos Aires: CLACSO, 2016.         [ Links ]

BLANCO AVELLANEDA, Camilo. Conocimiento del proceso editorial como ruta para ayudarnos a publicarle. Revista Colombiana de Gastroenterología, v. 27, n. 1, pp. 4-6, 2012. Disponible en: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0120-99572012000100002&lng=en&nrm=iso&tlng=es (Recuperado 30 de marzo de 2017).

BRIONES, Guillermo. Metodología de la investigación en las Ciencias Sociales. Bogotá: Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior, 1996.         [ Links ]

CAMPBELL, Robert. Introduction: overview of academic and professional publishing. In: CAMPBELL, Robert, PENTZ, Ed & BORTHWICK, Ian (editors). Academic and Professional Publishing. Cambridge: Chandos Publishing, 2012, pp. 1-14.         [ Links ]

COLLISTER, Lauren B., DELIYANNIDES, Timothy S. & DYAS-CORREIA, Sharon. The Library as Publisher. The Serials Librarian, v. 66, n. 1-4, pp. 20-29, 2014. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/0361526X.2014.879524 (Recuperado 20 de noviembre de 2016).         [ Links ]

ASOCIACIÓN NACIONAL DE UNIVERSIDADES E INSTITUCIONES DE EDUCACIÓN SUPERIOR DE MÉXICO. Consejos Regionales. Ciudad de México: Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior de México, 2016. Disponible en: http://www.anuies.mx/anuies/estructura-organica/consejos-regionales (Recuperado 04 de septiembre de 2016).         [ Links ]

DAVIS, Melvin D. Five Essential Skills for the 21st- Century Librarian. En BRAFORD LEE, Eden. Leading the 21st- Century Academic Library. Successful Strategies for Envisioning and Realizing Preferred Futures. London: Rowman & Littlefield, 2015, pp. 1-6.         [ Links ]

Diagnóstico de las Bibliotecas de Instituciones de Educación Superior e Investigación Afiliadas al CONPAB-IES 1993-2013. Ciudad de México: Consejo Nacional para Asuntos Bibliotecarios de las Instituciones de Educación Superior/Universidad Autónoma de Baja California Sur, 2015. Disponible en: http://www.conpab.org.mx/Documentos/Publicaciones/DiagnosticoBibliotecas%20CONPAB_2015.pdf (Recuperado el 05 de febrero de 2017).         [ Links ]

LIBRARY PUBLISHING COALITION. Digital Publishing Services Librarian. Atlanta: Library Publishing Coalition, 2016. Disponible en: https://librarypublishing.org/resources/jobs/digital-publishing-services-librarian-northwestern-university (Recuperado 03 de abril de 2017).         [ Links ]

UNIVERSITY OF SOUTH FLORIDA. Digital Scholarship and Publishing Librarian-University of South Florida. Tampa: University of South Florida, 2015. Disponible en: https://chroniclevitae.com/jobs/0000871954-01 (Recuperado 09 de abril de 2017).         [ Links ]

FIGUEROA ALCÁNTARA, Hugo Alberto. El futuro mercado de trabajo en bibliotecología y su relación con la formación profesional. En LICEA DE ARENAS, Judith (coordinadora). Cuarenta y cinco años de estudios universitarios en bibliotecología. Visiones empíricas e históricas. México: Facultad de Filosofía y Letras/UNAM, 2001, pp. 87-97.         [ Links ]

THE LIBRARY OF CONGRESS. FLICC Competencies for Federal Librarians. Washington D.C.: The Library of Congress, 2011. Disponible en: https://www.loc.gov/flicc/publications/Lib_Compt/2011/2011Competencies.pdf (Recuperado 22 de marzo de 2017).         [ Links ]

FLORES, Eva y VARGAS-APOLINARIO, Helena. El bibliotecólogo como agente activo en el proceso de aprendizaje en la Universidad del Pacífico. Lima: Universidad del Pacífico, 2007. Disponible en: https://core.ac.uk/download/pdf/11882810.pdf (Recuperado 23 de marzo de 2017).         [ Links ]

CONACYT. Fondo Concursable para el Posicionamiento Nacional e Internacional de Revistas de Ciencia y Tecnología Editadas en México. Ciudad de México: CONACYT, 2016. Disponible en: http://conacyt.gob.mx/index.php/el-conacyt/convocatorias-y-resultados-conacyt/convocatorias-sistema-de-clasificacion-de-revistas-mexicanas-de-ciencia-y-tecnologia/12704-convocatoria-crmcyt-2016/file (Recuperado 11 de marzo de 2016).         [ Links ]

FREDERIKSEN, Linda. The Copyright Librarian. Cambridge: Chandos Publishing, 2016.         [ Links ]

FUSHIMI, Marcela. La biblioteca como espacio de construcción y difusión de la producción científica de las instituciones académicas. En II Encuentro Iberoamericano de Editores Científicos, 11 y 12 de noviembre, 2010, pp. 19-25. Disponible en: http://www.caicyt-conicet.gov.ar/comcient/ark%3A/12345/rscng (Recuperado 27 de octubre de 2016).         [ Links ]

ICART ISERN, María Teresa, FUENTELSANZ GALLEGO, Carmen y PULPÓN SEGURA, Anna M. Elaboración y presentación de un proyecto de investigación y de una tesina. Barcelona: Universitat de Barcelona, 2006.         [ Links ]

ILESANMI, Titilayo Comfort. Roles of the librarian in a research library in the digital era: Challenges and the way forward. New Review of Academic Librarianship, v. 19, n.1, pp. 5-14, 2013. Disponible en: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/13614533.2012.740437 (Recuperado 12 de enero de 2017).         [ Links ]

JAGUSZEWSKI, Janice M. & WILLIAMS, Karen. New roles for New Times: Transforming Liason Roles in Research Libraries. Chicago: Association of Research Libraries, 2013. Disponible en: http://conservancy.umn.edu/bitstream/handle/11299/169867/TransformingLiaisonRoles.pdf?sequence=1&isAllowed=y (Recuperado 12 de febrero de 2017).

DIGITAL LIBRARY FEDERATION. Job Opening: Scholarly Communications Librarian–University of North Texas Libraries. Washington D. C.: Digital Library Federation, 2012. Disponible en: https://www.diglib.org/archives/3021/ (Recuperado 30 de marzo de 2017).         [ Links ]

LICEA DE ARENAS, Judith y VALLES, J. Cuarenta y cinco años de actividad académica en el Colegio de Bibliotecología de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. En LICEA DE ARENAS, Judith, (coordinadora). Cuarenta y cinco años de estudios universitarios en bibliotecología. Visiones empíricas e históricas. México: Facultad de Filosofía y Letras/UNAM, 2001, pp. 143-155.         [ Links ]

LUGO HUBP, Margarita. El conricyt: una experiencia de cooperación nacional para el acceso a la información científica. Biblioteca Universitaria, v. 17, n.1, pp. 17-26, 2014. Disponible en: http://biblio.unam.mx:9000/index.php/rbu/article/view/44 (Recuperado 22 de febrero de 2017).         [ Links ]

MORRISON, Heather. Scholarly Communication for Librarians. Cambridge: Chandos Publishing, 2009.         [ Links ]

ÖCHSNER, Andreas. Introduction to Scientific Publishing: Backgrounds, Concepts, Strategies. London: Springer Heidelberg, 2013.         [ Links ]

Plan de estudios Bibliotecología. Ciudad de México: Facultad de Filosofía y Letras/UNAM, 2017. Disponible en: http://www.filos.unam.mx/LICENCIATURA/bibliotecologia/2/?page_id=741 (Recuperado 23 de marzo de 2017).         [ Links ]

PINEDA, Juan Manuel. El rol del bibliotecólogo en la sociedad de la información. Biblios. Revista de Bibliotecología y Ciencias de la Información, v. 2, n. 6, pp. 1-6, octubre-diciembre 2000. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=16106402 (Recuperado 23 de marzo de 2017).         [ Links ]

PULIDO RODRÍGUEZ, Rodrigo, BALLÉN ARIZA, Margarita y ZÚÑIGA LÓPEZ, Flor Stella. Abordaje hermenéutico de la investigación cualitativa. Teorías, procesos, técnicas. Bogotá: Editorial Universidad Cooperativa de Colombia, 2007.         [ Links ]

REPISO, Rafael. Revisión editorial. Filosofía y procedimiento. En Conferencia Internacional sobre Revistas Científicas, 8 y 9 de mayo, Madrid, 2014.         [ Links ]

RODRÍGUEZ GALLARDO, José Adolfo. Formación humanística del bibliotecólogo: hacia su recuperación. México: Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas, 2003.         [ Links ]

ROGEL SALAZAR, Rosario. Los comités de las revistas científicas: hacia la conformación de una política editorial. En 2° Ciclo del Seminario Permanente de Editores, 31 de mayo, Ciudad de México, El Colegio de México, 2016.         [ Links ]

ROJAS, M. Alejandra y RIVERA, Sandra. Guía de Buenas Prácticas para Revistas Académicas de Acceso Abierto. Santiago de Chile: ONG Derechos Digitales, 2011. http://www.latindex.org/lat/documentos/descargas/Manual-Buenas_Practica_Revistas_Academicas.pdf (Recuperado: 20 de diciembre de 2016).         [ Links ]

ROMANOS DE TIRATEL, Susana. Revistas argentinas de humanidades y ciencias sociales. Visibilidad en bases de datos internacionales. Buenos Aires: Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas/ Facultad de Filosofía y Letras/Universidad de Buenos Aires, 2008.         [ Links ]

ROZEMBLUM, Cecilia y BANZATO, Guillermo. La cooperación entre editores y bibliotecarios como estrategia institucional para la gestión de revistas científicas. Información, cultura y sociedad, v. 27, pp. 91-106, 2012. Disponible en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S1851-17402012000200005&script=sci_arttext&tlng=pt (Recuperado 21 de septiembre de 2016).

RUIZ OLABUENAGA, José Ignacio. Teoría y práctica de la investigación cualitativa. Bilbao: Universidad de Deusto, 2012.         [ Links ]

RUSSELL BARNARD, Jane Margaret. La Internacionalización de las Revistas Científicas como Parámetro de Calidad. México: Latindex, 2009. http://www.latindex.org/lat/documentos/Taller_CIRI09/JRUSSELL_TallerUCR_2009.pdf (Recuperado 13 de abril de 2017).         [ Links ]

SCARFI, Jorge. La gestión editorial con mirada estratégica: un modelo. En ESTEVES, Fernando y PICCOLINI Patricia (compiladores). La edición de libros en tiempos de cambio. Ciudad de México: Paidós, 2017, pp. 225-241.         [ Links ]

SCHLOSSER, Melanie. Write up! A Study of Copyright Information on Library-Published Journals. Journal of Librarianship and Scholarly Communication, v. 4, pp. 1-24, 2016. Disponible en: http://jlsc-pub.org/articles/abstract/10.7710/2162-3309.2110 / (Recuperado 16 de marzo de 2017).         [ Links ]

SHEEDER, David. Foreword: The future of libraries: the future is now! En BAKER, David & EVANS, Wendy. The End of Wisdom? The Future of Libraries in a Digital Age. Oxford: Chandos Publishing, 2017, pp. XXVII-XVXVIII.         [ Links ]

 

Datos de la autora

Jenny Teresita Guerra González

Investigadora Asociada "C" en el Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información (UNAM). Línea de investigación: Industria editorial y de contenidos digitales. Doctoranda en Ciencias de la Documentación (Universidad Complutense de Madrid). Doctora en Estudios Latinoamericanos UNAM. jenn_guerra@hotmail.com

 

Received - Recibido: 2017-05-13

Accepted - Aceptado: 2018-12-14

 


1 En la literatura sobre publicaciones y comunicación científica es usual encontrar a las revistas académicas referenciadas como scholarly journals; academic journals y revistas académico científicas.